Cabecera

Control presupuestario

El entorno económico de las empresas se ha vuelto tan cambiante que resulta en extremo arriesgado competir en él sin una planificación previa y un posterior control de las operaciones. Y precisamente la escasa planificación a corto y largo plazo, es uno de los condicionantes negativos que definen a la mayoría de PYMES, acostumbradas a gestionar su negocio en el día a día o prever su evolución en un cortísimo espacio temporal.

“El sistema de control de actividad que mejores resultados ha demostrado es el control presupuestario, no en vano es utilizado por organizaciones de todo el globo” (P. H., 2001)”.

Este proceso se produce tanto en la empresa de gran volumen como en la de pequeño tamaño, pero evidentemente, el grado de complejidad asumido en la planificación no podrá ser igual en una y en otra.

Aunque resulta igualmente necesario planificar la marcha futura del negocio en unas y otras, esta circunstancia pasa por adecuar el proceso a sus características particulares, tanto internas como de los sectores/mercados en los que desarrollen su actividad.

Metodología

Establecimiento de objetivos a corto plazo: Establecemos la colaboración del equipo de la empresa para fijar los objetivos anuales, basándonos en diferentes perspectivas de la empresa:

Modelización del Sistema Presupuestario:

Esquemáticamente, estaría compuesto por los presupuestos que detallamos a continuación:

Modelo presupuestario

Beneficios para la empresa

El proceso culminaría con la elaboración del Cuadro de Mando Operativo, en donde fijaríamos los indicadores y objetivos a controlar desde cada una de las perspectivas de la empresa.
Pueden ser de cualquier tipo estos indicadores, tanto cualitativos como cuantitativos, financieros, de ventas, de producción, de RRHH…